Enormemente fallido mosaico del dolor y la incomunicación humana con una grave sobredosis de pretenciosidad. Cuatro historias interconectadas como reflejo mundial, pero la verdad es que la ubicación de las mismas en diferentes puntos del globo es innecesaria. Sobran historias, sobra metraje y, ante todo, ínfulas de grandeza. Por el camino, hay buenas actuaciones y algunos momentos interesantes, pero al final lo que queda es la peor película de Iñarritu, que por querer abarcar demasiado (casi) todo se va al garete.

Mi crítica en elpaisliterario: aquí

P.D. Como tuve la desgracia de verla doblada apuntar el horrible desaguido montado por el doblaje, capaz de poner que un personaje es incapaz de comunicarse con otro por su diferencia de lenguas para que más adelante sea doblado por las buenas. ¡Vaya sinsentido!

Anuncios