Son muchas las películas que buscan entretener a toda la familia sin querer erigirse en la nueva obra de arte definitiva, pero el problema es que esa limitada aspiraicón ni siquiera es garantía de que salgo algo mínimamente digno. De hecho, la mayor parte de este tipo de películas acaban por resultar aburridas, sosas y hasta molestas a la intelgiencia. Afortunadamente, Noche en el Museo, sin ser nada del otro mundo, consigue su objetivo. ¿Es suficiente? Eso ya depende de cada cual.

Mí crítica del paisliterario aquí

Anuncios