Increíble desenlace ha tenido la última copa del rey de baloncesto. El Barcelona, que entró de chiripa, ha machacado al Real Madrid en la final. Los 16 puntos de diferencia final (69 a 53) coinciden no por casualidad con los 16 puntos de ventaja tras un asombroso primer cuarto que ha terminado 21 a 5 (¿récord de anotación negativa?). A partir de ahí, los culés han aguantado todas las envestidas y el triplazo de Ukic con el que se ha cerrado el último cuarto tras lograr los madridistas ponerse a 9 puntos ha sido definitivo. Aún duele la herida de la victoria madridista de ayer en un disputadísimo partido contra el Tau. Y sin duda el cansancio de ayer y del otro día contra el Gran Canaria les ha impedido dar la talla hoy. Su pésimo acierto en el tiro (vergonzo era verles tirar triple tras triple y que la abrumadora mayoría los escupiese el aro) ha sido la losa que no han podido superar. En definitiva, el Barcelona justo e inesperado ganador.

En fin, a partir de ahora a seguir con la liga, que con este renacido Barcelona va a estar todo la mar de interesante. Aunque igual sólo ha sido un brillantísimo espejismo…

Anuncios